La artesanía del tambor como explica el P. Mindán, en Recuerdos de mi niñez, existía ya a principios del siglo XX, "no una sino varias familias especializadas en fabricar y arreglar tambores, circunstancias -añade- que no se explica de no existir una tradición". De esta saga de artesanos todavía es recordado el tío Gasqueta, que fue todo un experto en la construcción de tambores.

Cabe destacar a Tomás Gascón, (fallecido en el año 2010) que fue amigo de Buñuel y le proporcionaba el tambor para tocar en la noche de Viernes Santo. Su ahijado Tomás Chamón, le sucede en la elaboración de tambores y bombos.

José Plana tiene taller en los bajos de su vivienda, en la carretera nacional, ayudándole su familia.

Y Jesús Rocafull posee un moderno taller en la Avenida de Teruel, contando con la colaboración también de toda su familia.

Todos tienen sus marcas y logotipos que se diferencian de los demás y prácticamente trabajan durante todo el año.

Los artesanos mencionados, cada uno con su estilo característico, vienen realizando cada Semana Santa innovaciones en las creaciones artísticas, que afectan a als cajas, parches y bordoneras, interiores y exteriores, logrando sacar al mercado instrumentos de gran calidad tanto técnica como musical.

Exiten tres clases de tambores, el de parche de piel, el timbal y el de plástico, que pueden tener la caja de acero y laton, aluminio o titanio.

Las mazas de los bombos y los palillos de los tambores son fabricados por Carlos Trallero, José Luis Alfranca, José López Fernández y Miguel Magrazó.

Páginas Web Artesanos:

Familia Plana Conesa: www.tamboresplanaconesacalanda.com
Familia Rocafull: www.tamborescalanda.com